domingo

LA CUBANÍA, EL CUBANEO, ASI SOMOS LOS CUBANOS
Hace dos días me pidieron de favor que hablara sobre los cubanos, no sobre los detalles que todos conocemos, sino sobre la cubanía, nuestra forma de ser, como hacemos para mantenernos en nuestra cultura, para proteger nuestras raíces. Lo que muchos cubanos han dado en llamar “cubaneo” Los cubanos no somos una raza especial, como decía una amiga austriaca, la misma que se le caía la baba al admirar la danza folklórica de un grupo de cubanos. No somos dioses, ni una raza superior, simplemente somos seres humanos que salimos de una pequeña isla en el centro del Caribe, en el centro de la sabrosura. Que hemos aprendido a emigrar, antes no lo hacíamos, antes recibíamos emigrantes, ahora somos por fuerza contraria a nuestro deseo: emigrantes. Una pequeña encuesta en su memoria. Me refiero a los cubanos, por supuesto, una pequeña indagatoria de recuerdo sobre nuestros amigos, cuántos de ellos querían irse de Cuba, cuántos de ellos querían quedarse. Veo en esa encuesta que me hago a mi mismo, de todas las amistades que he podido encontrar en los últimos meses gracias a Facebook. Amistades que en un grado mayor o menor compartieron mi vida hace veinte años atrás en la querida y añorada Habana, de todos ellos, solo tres viven en la Habana, dos de ellos viajan con bastante frecuencia, pues están casados con extranjeros y habitan un tiempo allá y otro fuera de Cuba, el resto de mis amigos, unos 200, viven en el extranjero, en unos 30 países y como yo sienten la cubanía, ven con dolor toda la situación de nuestro país, tratan de hacer su trabajo real para sobrevivir. La gran mayoría de ellos se dedican al arte, mostrando nuestra cultura, buscando y tomando todas las bondades y secretos del arte mundial, aprendiendo, engrandeciendo el arte cubano en el mundo entero. No importa donde usted vaya, siempre hay un cubano, no es una afirmación, es un hecho, yo he visitado varios países, y he tenido el chance de viajar a numerosos lugares donde lo que menos espera uno es encontrar un cubano o rastro de cubanía. Pongo un ejemplo: en Oaxaca, en las montañas, veníamos de regreso en un viaje que hicimos a Guatemala por carretera y andábamos con frío y hambre, luego de varias horas de camino entre aquellas montañas llegamos a un pequeño pueblo al amanecer. Todo estaba cerrado y paramos en una calle lateral a un pequeño parque. Nos bajamos del auto para estirar las piernas, había mucho silencio y de repente nos empieza a llegar un aroma a café tan delicioso, pero no encontrábamos de donde salía, incluso empezamos a bromear acerca de que si era una alucinación, pocos minutos después una contagiosa melodía comenzó a sonar y fuimos tras ella, pues esta melodía era cubana, era la Charanga Habanera y nos sorprendió ver al doblar de la calle donde estábamos un pequeño local con tres banderas cubanas y más fotos de Cuba pegadas a las paredes de las que habíamos visto en toda nuestra vida, yo calculo unas 4 000 fotos, una al lado de la otra, que hacían un paisaje muy vistoso, menuda sorpresa, pero quien más se llevó la sorpresa fue Luis, el cubano que había llegado a ese pequeño pueblo, casado con una muchacha de la zona. Llevaba un par de años y desde que nos vio enseguida nos dijo... ustedes son cubanos, son los primeros que veo desde que salí de la Isla. Lo curioso era que no había mucho negocio, no era su restaurant muy próspero, pero allí estaba, luchando para sobrevivir, luchando para apoyar a su familia, luchando por su futuro, sin importarle nada, ni el clima, ni la cultura, ni la lejanía de su patria. Muchas veces me he preguntado sobre la fortaleza de nuestro espíritu, quizás el orgullo y la necedad, porque somos necios y tozudos, porque somos guerreros no mendigamos las cosas, salimos a lucharlas y el orgullo nos obliga a pelear hasta el final por nuestras ideas. Somos necios porque nadie o poca gente nos comprende en verdad, sabemos nuestra fuerza, tenemos nuestras ideas y vamos por ella con la tozudez clásica que nos clasifica, nada ni nadie nos detiene, luchamos, prosperamos o no, pero seguimos, nos caemos, nos levantamos y seguimos, no nos echamos a morir ni claudicamos. A nosotros no nos importa ser médicos o ingenieros, trabajamos en lo que sea con tal de salir adelante. Conocerás cientos de cubanos que en la Isla eran brillantes médicos, especialistas, físicos, matemáticos y que al escapar de allá los puedes encontrar trabajando de mecánicos, en la contrucción, en funerarias, cementerios y jamás los verá lamentarse de su situación, incluso en Cuba puedes ver a los mismos doctores, ingenieros, arquitectos que sirven de taxistas, limpian mesas, incluso cuidan baños. Un ejemplo de lo anterior, lo es sin dudas, el señor que cuida el baño de hombres en la terminal 3 del aeropuerto José Martí, mantiene su limpieza y te cobra 25 centavos por dos servilletas y un dólar por un poco de colonia, tres dólares por un pequeño jabón de tocador y este señor es graduado de Física-Nuclear, con un doctorado en la universidad de Moscú y allí está, feliz, ganando más de lo que sus años de estudio le ofrecieron en Cuba. Donde quiera que estamos hacemos nuestra "bulla" nos ganamos la comunidad. No conozco ningún país donde seamos odiados, incluso en la Venezuela actual, donde la mayoría de los venezolanos se oponen a Chávez y hablan de la intromisión cubana en su política y gobierno, ni siquiera allí nos odian, porque allá saben que nosotros somos bullangueros, que nos gusta hablar alto, que nos gusta escuchar y producir la música, que nos gusta mezclarnos, que somos una mezcla de ateos, católicos, cristianos y que siempre cuando queremos algo o nos aprieta el cinturón terminamos con un santero o un babalawo. Somos laboriosos, amigos, defendemos la injusticia de donde quiera que venga y defendemos incluso a los que no conocemos. Nos gusta nuestra comida, la defendemos. He tenido la experiencia de llegar a lugares donde no conciben como se puede cocer un puñado de arroz crudo en un caldo de frijoles y cuando ha estado listo lo miran con recelo, se niegan a probarlo por el temor de un sabor diferente, pero que al probar la primera cucharada la mayoría de ellos quedan enamorados de nuestro famoso Congrí o Moros con Cristianos, les llama la atención nuestra papa rellena de queso, nuestro puerco asado, nuestros tostones, nos miran con recelo por nuestra fuerza en la voz, alguien me dijo una vez que parecíamos que peleábamos y es cierto, tenemos tanta afinidad, tenemos tanta confianza, que difícilmente dos cubanos que se encuentren por primera vez se traten de usted, normalmente se abrazan, se besan en la mejilla y se presentan con el común: de qué parte de Cuba eres? No creo que nadie sepa cuántos cubanos vivimos fuera de la Isla, lo que si puedo decir es que somos entre tres y cuatro millones regados en todo el mundo. Miami es el lugar más conocido donde se concentra la comunidad cubana, quizás sea Australia el país más lejano donde también hay cubanos, o sea Alaska el país más frio donde hay cubanos, eso no importa, lo que importa es que la mayoría de todos los cubanos, los de la isla y los del exilio, tenemos la convicción de que somos un mismo pueblo, que queremos un cambio en la política que rige nuestro país, que añoramos la libertad, la democracia y que queremos entrar y salir de nuestro país sin necesidad de pedir una visa como si fuéramos los hijos olvidados que nadie quiere, o los hijos de otra nación...

6 comentarios:

Armienne dijo...

Julio.
Para eso somos cubanos... ¿no?

aserecubano dijo...

Los cubanos somos una casta única, estamos reventados de necesidades, no tenemos ni donde vivir, no sabemos que comeremos mañana, pero la fiesta siempre esta a flor de piel, suena un tambor y a gozar.

Laguardia dijo...

Feliz Natal e um ano novo ricamente abençocado por Deus são os votos do Blog Brasil Liberdade e Democracia.

aserecubano dijo...

Feliz Navidad y que esta sea la última de la dictadura militar cubana. Que la próxima los generales se hayan desaparecido físicamente con sus cuarteles y que la LIBERTAD Y DEMOCRACIA sea lo que disfrute el Pueblo de Cuba.
Mi más sincera solidaridad con tu blog y tu labor de comunicación, en defensa de los presos políticos y sus familiares, así como de todas aquellas personas que por razones de pensamientos y deseos de LIBERTAD, son perseguidas y acosadas por la dictadura militar cubana.

Saludos desde España
Asere Cubano.

Ana Márquez dijo...

Que el 2010 venga repleto de alegría y momentos dulcemente inolvidables.
Que vivas tu vida serena y amablemente, con tranquilidad y armonía, con el tiempo en tus brazos :-)

Un millón de besos, que Dios te bendiga.

Ana Márquez

Inés de Cuevas dijo...

Queridos amigos, en: http://inesdecuevas.blogspot.com
les he dejado mi mensaje de Año Nuevo.

Os quiero infinitamente.

Un buen abrazo y un beso grandote.

Inés de Cuevas.

 
Copyright 2009 OPINION CUBANA. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan