martes

SOLUCIONES Y CINISMO REITERADO
La gran cofradía de países amantes de la eternización del poder en un solo individuo, los países que componen el innecesario ALBA que, como todos sabemos, quiere retomar las huellas oxidadas en el tiempo del aquel peligroso Tratado de Varsovia han decidido cerrar filas y no reconocer al nuevo gobierno de Honduras, un gobierno electo en elecciones populares que han sido supervisadas por más de 3, 000 observadores de diversos destinos internacionales que, hasta el día de hoy, han expresado su aprobación de unas elecciones normales sin la presencia del ejercito que, como es su deber, custodió las instalaciones y logró sin incidentes mantener la calma en la hermana nación de Honduras.
Ya son varios los países que han aceptado al nuevo presidente y han legitimado la elección. Es cierto que las circunstancias de Honduras son totalmente diferentes a las que han precedido el resto de las elecciones, pero descontando lo ocurrido anteriormente en el país y dejando de lado cualquier comentario que, como es lógico, sería volver sobre agua pasada, la única solución tangible a este problema de ingobernabilidad y falta de garantias democráticas. La solución de unas elecciones libres no borra el pasado pero si encausa el país en una senda correcta para que la libertad, la democracia y la razón conviertan la sociedad en lo que tanta sangre costó lograr.
No somos ni seremos nadie para entrometernos en los derechos de Honduras de resolver sus problemas internos. Ningún país tendrá ese absurdo derecho. Los únicos seres humanos que pueden opinar e inmiscuirse en esos asuntos son los hondureños. Los últimos meses han sido muy dolorosos para la política internacional en esta región, pues han sido vulnerados todos los tratados internacionales de respeto, soberanía, e incluso se ha mancillado la credibilidad de organismos internacionales como la ONU y la OEA.
Lo curioso y aberrante de este asunto ha sido la postura de la dictadura cubana con el problema hondureño. Ellos han insistido en el respeto de la democracia, han condenado el golpe, han pedido la restitución de un presidente que fue electo democráticamente y hasta hace poco pedían elecciones libres para el retorno de la democracia a la sociedad hondureña. Quien no conozca la situación de la Isla puede afirmar que son posturas normales que debe tomar un gobierno en materia de política internacional, pero lo aberrante, como deciamos, es que en Cuba, no ha habido elecciones libres desde 1948, que existe una dictadura que lleva 50 años en el poder, que no permite garantias, libertades y que, como todos los cubanos sabemos, no hay ningún interés de permitirlas en la sociedad cubana.
La doble moral puede ser normal e incluso se le llama diplomacia, pero lo cierto es que cuando se exagera a este punto no hay otra manera de catalogar esta falta de respeto como la hipocresía, como el cinismo a que acostumbran para engañar, manipular y dividir con el objetivo de perpetuarse en el poder.

2 comentarios:

Armienne dijo...

A ese pueblo hondureño hay que darle un fuerte abrazo.

Jacque dijo...

Prazer em conhecer seu Blog.
Sou de Brasil.
http://amorrevolucionariojacque.blogspot.com/

Beijo.

Jacque

 
Copyright 2009 OPINION CUBANA. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan